25 de julio de 2009

INFLEXIÓN

.

.23 de Julio de 2009 (Seis años despues...)

Queremos hablar de Colombia, queremos hablar de un pais pujante, en el total sentido de la palabra; lleno de personas cariñosas, comprensivas, con la mente muy abierta y digamos que en gran parte a eso contribuye las necesidades económicas latentes en el cada dia; no obstante, no podemos olvidar las personas provenientes de buenas familias y, con “buenas” me refiero al termino acuñado para las familias que tienen posibilidades economicas y todo lo que se desprende de ese “poder”; pero incluso de este grupo tambien sale gente muy inteligente, y gente importante a nivel internacional.

Pero es algo de lo cual ya muchas personas hablan, e incluyendo tambien las caracteristicas en si del pais; el caracter de riqueza en recuros naturales, por ejemplo, que ya son bastantes; paisajes y climas, productos y animales exóticos, gastronomía, extension de tierras, folklor, musica, petróleo incluso, cosas todas estas que nos permiten a los nacionales sentirnos, tener con que, y valga decirlo asi, tener de que podernos afianzar y enorgullecer; no obstante en Colombia hay, y no solo ha afectado a un grupo minúsculo, un virus de, le llamaré yo: la mediocridad e insensates; y le voy a llamar tambien de la mentira; y voy a incluir la palabra ineptitud y falta de valores inmensa, en general, lo cual permite que nos cunda una serie de hechos verdadera y finalmente sangrientos que marquen nuestra sociedad y todo lo demás, que marque, como lo he dicho en post anteriores, que tapen o cubran todas esas otras cosas bonitas. Si tu hoy, como ejemplo, si tu hoy presentas una serie de acciones que te dan el merito de ser un escritor reconocido, un representante de la paz, un representante de los pobres, de una lucha social, etc. Y eso se comprueba, como decia, a través de una serie de hechos de conocimiento público, y entonces, tu eres eso, tu eres el gran escritor, el gran precursor social, el gran personaje, el gran artista, etc. Pero, el día que seguramente por una mala racha la gente se entere, porque te han grabado o escuchado, de un hecho negativo como que golpeas un niño, incurres en la violacion de una mujer, un robo agrabado, etc, donde tu seas “el maltratador”, “el violador”; entonces tendrás otro adjetivo que borrará o por lo menos dejará en segundo plano todas las demas cosas buenas que has hecho, por muchos años sino por el resto de tu vida. Entonces tendrás que vivir con la desgracia de un segundo adjetivo.

En Colombia hay millones de personas que son muy buenas, cariñosas, personas que fracasan, triunfan, perdonan. Personas con el corazon grande y el alma poderosa, llenas de buenos sentimientos y pasiones, personas ritmicas, musicales y romanticas. Personas grandes con caracteristicas muy especiales, si, habemos muchas de estas personas. Lamentablemente llevamos consigo el virus, un virus que ahora mismo no vale la pena explicar sobre su procedensia, como ha nacido, que lo gesta; lo importante es que lo tenemos, y es un virus que está implícito en la mentira hacia si mismo, la insensatez; se pasea con la falta de rectitud y el deterioro de los valores; esa bacteria que nos carcome cuando no a los unos a los otros, cuando no ahora, despues; y hace que nuestro terruño sea una sociedad que se está pudriendo. En el exterior, en otros paises se conoce al colombiano por sus carateristicas primeras, las buenas; pero luego empieza a conocercele al colombiano en su “todo” y sus mañas que empiezan a notarse con otro caracter.

Lamentablemente esta bacteria es muy grande y desgraciadamente al mismo tiempo que tenemos que decir mala tendremos que decir sangrienta. Caractersitica que viene del pueblo colombiano, de nuestra “grandeza de voluntad”. Ah!. que no somos todos, dicen algunos; si que somos todos; porque el que no coge un fusil o un revolver para disparar a una persona con el disfraz de paramilitar lo hace con el de guerrillero o como simple delincuente común o como el que compra y vende objetos robados, el que roba con cuchillo o engaña “sin arma”, lo cual ya genera en lo social un asco.

Somos el colombiano del común, dicese “rebuscador”, que se caracteriza por ser una persona que investiga los medios posibles, y no precisamente los legales y los bondadosos; no precisamente haciendo gala a la honradez; los medios necesarios para subsistir. Y está bien la intención de persistir por sobrevivir. Hay que comer, vestir, vivir, criar a los hijos, cubrir las necesidades básicas, salir adelante. Pero si somos concientes que en cada momento que realizamos una accion negativa seguimos en la tropelía con nuestros congéneres veremos que esto contribuye al desarrollo del virus que nos seguirá carcomiendo, y esta corrupción paulatina y perseverante nos sequirá adecuando la escena. Entonces la cosa no mejorara mucho, las palabras bonitas seguiran en la falsa vitrina de las cosas que nos enorgullecen,y será solo eso.

La mayores desgracias se las atribuimos a los cabecillas. Por ejemplo: a los grandes ideologos guerrilleros que al principio lo fueron, a esos se los atribuimos la caracteristica de bandalos; a los otros, paramilitares que comenzaron como asesinos a sueldo defendiendo siempre los derechos de los ricos, (nunca defendieron los derechos de los pobres mas que su sueldo personal), tambien les atribuimos ser los malos. Nos damos la atribucion de culpar a los politicos por estar a la cabeza, y decimos: son ellos los malos. Ah! que no piensan en el pueblo, que no piensan en nosotros. En quien pensamos nosotros cuando decidimos coger la moneda que dejó en confianza el vecino sobre el mostrador para pagar el café; o la bolsa en descuido, la gorra, la cartera, el celular. En quien pensamos? En nadie, ni en si mismos, ni siquiera en sociedad, con ninguna racionalidad. Porque es nuestro virus, nuestra picardia, nuestra idiosincracia. Si, si. Y lo solucionamos con una picarona sonrisa. Y no es el camino, amigos. No es el camino. Luego tenemos la desfachatez de acusar, asignar el adjetivo de malos a otros, aquel malo facil de acusar y sumar adjetivos, aquel que sale en la television. Asignamos la caracteristica, por ejemplo, a aquel idealista que en su dia sustentó una teoria importante y verdadera creando una guerrilla; rapidamente le damos a este un adjetivo: malo, asesino, cruel; sin tener unos motivos propios infundados ni prevision personal. Asesinos sin fundamento. Y tomamos al paramilitar, sui generis de milicias creadas para defender exclusivamente los bienes de los potentados; y le asignamos el mismo ralo adjetivo que al guerrillero. “Pobres nosotros”. Nosotros somos los abandonados, los pobrecitos, los que no matamos una mosca. No, no, no. Nosotros si matamos las mosca. Somos sustantivo y adjetivo, somos imputables. Somos carne de progreso. Somos la masa con la cual se ha de formar el pan que comeremos. Por un lado estas personas, únicos presuntos culpables, por un lado tienen que resarcirse, pero por otro deberán contar con una buena harina y a mi me parece que lo segundo deberá ser lo primero. Se debe comenzar con la harina, una harina limpia y sin gorgojos, que desee sacar del subsuelo la originalidad de nuestro bello pais y llevarla por delante. No hay otra manera, no hay otra. No sirve el colombiano malicioso que se pone al lado de la barra y se roba la moneda que dejaron descuidada, la cartera o el bolso. No sirve este personaje, echémosle fuera! No sirve este colombiano, aunque lleve la sonrisa más amable, no sirve esta falta de sensatez, porque es corroción en el endeble hilo de los valores.

La verdad, esto me resulta muy dificl de comprender. Cómo un pueblo con caracteristicas tan amables, tan progresistas, tan alegres; como puede en este pueblo haber gente tan mala que está siendo ayudada por gente menos mala, gente que en conclusión no es buena, tampoco. No sirve la gente medio buena. Sirve la gente con un verdadero y entero interes de hacer el cambio. No sirve escuchar sentimentalmente a Silvio Rodriguez mientras se intenta sacar ventaja de un negocio, no sirve leer y escribir poesia mientras acabas de efectuar una masacre o de comandarla.

Cuando no alcanza a resultar lógica ni mucho menos humana la muerte de una persona en la silla eléctrica por desicicion común de un cabildo popular, ahora como piensan que tendria un soporte logico ni humano, y ni un apice de razon, el ametrallar una fila de personas de las que ni se tendrá pruebas suficientes en cada caso. Que ni siquiera tenemos claro para nada si el sueldo que nos pagan por matar vale la pena dicha matanza, si ni siquiera tenemos claro si nuestra consiencia lo asumirá pasado el tiempo, si nos va a dejar vivir en paz o a nuestras familias. Ni siquiera sabemos si valía la pena esa vida o esa familia, si vale la pena tirar para adelante mi vida despues de haber disparado a 10 personas 500 balas. ¿Vale la pena y tiene logica? ¿Es justicia aquello? ¿Es arte? ¿Que es? Que alguien me lo explique.

Yo voy a predisponer un ejemplo de la sociedad futura. Supon que en Colombia se solucionan todas las cosas. Supon que entra el presidente ideal, con mentalidad, digamos, filosofica, social y sicológica; y que se de la casualidad que este se acompaña de un grupo de políticos con iguales o parecidas condiciones, caracteristicas y deseos. Supón que a su vez el pueblo entra en reflexion común y conjunta, y se ponen a pensar mejor, a actuar mejor, a volverse buenos; y a desear con actitudes ayudar a este gobierno y sociedad. Digamos tambien que los periodistas, noticieros, periódicos, radio y televisión ayudan en esta consientizacion que ya estaria en marcha. Supón que todo esto ha sucedido, confluye y toda esta mejora se empieza a ejecutar. Supón que los asesinos, quienes empuñaron las armas o acuñaron las ideas para acribillar o para realizar masacres, son indultados; pero a estos se les cuelgan cartelitos que llevaran en la cabeza donde dirá por ejemplo: José 20 muertos ametrallados es mejor persona con su ayuda, Pedro 40 muertos con metralla y machete es mejor persona con su ayuda, Juanito 5 muertos con machete y hacha es mejor persona con su ayuda. Y resulta que la verdad no se esconde con los años, por el contrario aflora, así funcionará por mucho tiempo la humanidad. Y entonces resulta que cuando vas a cruzar una puerta y te topas con José 20 muertos ametrallados...¿Tu le das permiso para pasar, le sonries, lo empujas o lo insultas? Que harias si en la carretera te encuentras con que en un accidente donde vuelca un coche paras tu carro rapidamente con la intención de brindar primeros auxilios y te agachas y ves allí dentro del coche aplastado a un ser maltrecho y suplicante. Bajo la sangre que chorrea por el cartelito de su frente se alcanza a leer: Pedro 40 muertos con metralla y... ¿Tu le ayudarias, lo perdonarias, lo abandonarias, lo ahogarias, lo patearias? Recuerda que estariamos en el proceso de pacificacion y del gran cambio humano. Imagina que tu esposa va a llevar al niño a la guarderia en una mañana muy clara, y sonriente se encuentra a otra mamá con su niño. La saluda amable mientras ve el letrerito en la corona: Rosa, esposa de Juanito 5 muertos con machete y hacha, cocordinador de masacre de casi 200 campesinos en el norte antioqueño sin cadaveres encontrados aún por sus familias. ¿Con qué ojos le miraría, de que hablarían. Dejarias a tu niño con el suyo, en la misma guarderia?

Y despues de todo esto empiezo yo a intentar dilusidar alguna conclusión con preguntas: el factor olvido, la memoria, ¿que tan humano aspecto contiene? ¿Cuanta versatilidad puede tener el recuerdo como herramienta de paz y convivencia? La convivencia ¿qué insospechadas caracteristicas alberga? ¿Son la reflexión y la pesadumbre puntos intermedios y pasajeros en la convivencia y permanencia social? ¿Es normal el caracter del ser humano? ¿Es ilegítima la palabra humanidad en su sentido mas pesarozo, o en su sentido simplemente pesarozo? ¿Siguen totalmente activas las leyes de castas, los mandatos por propiedad y todos estos aspectos socio-económicos en suposicion arcaicos?

Resulta cruel e inmensamente inhumano este analisis, está claro para la gente del común; y existirán muchas personas seguramente que prefieren ni leerlo, son personas simples que prefieren olvidar como método facil; total, si los metodos mas dificiles solo que generan multiplicacion de los hechos. Lo mas verídico, entonces, será la explicita y mordaz actualidad colombiana: La guerrilla detrás de los políticos corruptos, los paramilitareres detrás de la guerrilla, el gobierno detrás de los dos y la droga detras de todos con el narcotrafico como carne de acción ciudadana: “producto intrerno bruto”.

.
Juan jo

.

2 comentarios:

Deprisa dijo...

Mi experiencia aquí en España con los colombianos ha sido siempre excelente. Supongo que de todo habrá, pero yo sólo puedo hblar de gente amable y trabajadora. Lo otro, lo de los atentados y las guerras, sólo lo conozco por la televisión que da bastante mala imagen de vuestro país.

JuanJo dijo...

Agradezco tu punto de vista, nos sigue sirviendo para quienes tenemos la certeza de estar obrando conforme a las circusntancias, las positivas. Y tal vez a los insensatos, habitantes o no del terruño.